¿Qué es el marketing directo?

  • Escrito por

¿Quieres sacar el máximo partido a tus esfuerzos de marketing empresarial? ¡El marketing directo es tu solución. Descubre qué es, algunos ejemplos y más. 

Próximo evento

¿Quieres optimizar los resultados y aumentar el ROI de tus campañas publicitarias? Ya seas el responsable de marketing de una PYME como el de una multinacional, el marketing directo puede ser tu solución. En efecto, la publicidad directa te permite comunicarte de forma personal con tus clientes, o con tu segmento objetivo, para alcanzar tus metas y orientarte hacia el camino del éxito. 

Tanto si acabas de lanzar tu marca como si buscas optimizar los resultados, descubre qué es la publicidad directa, consulta ejemplos de marketing directo y conoce las prácticas que debes fomentar y evitar para sacar el máximo partido a tus esfuerzos de marketing empresarial.  

¿Qué es el marketing directo? 

 La publicidad directa entre anunciantes y su segmento objetivo

El marketing directo (o direct marketing en inglés) es un conjunto de estrategias publicitarias altamente efectivas que utilizan los anunciantes para comunicarse directamente con un segmento específico de clientes. El marketing directo es un potente tipo de estrategia publicitaria que se implementa a través de múltiples canales, tanto online como offline, y que va directamente dirigida a un público previamente segmentado con el que las empresas desarrollan relaciones bidireccionales y personalizadas. A diferencia de otras técnicas publicitarias que buscan informar acerca de productos o servicios, o simplemente mejorar la imagen de marca, las campañas de marketing directo ponen al cliente en el centro de la estrategia y utilizan todas las herramientas disponibles con el principal objetivo de conectar a los anunciantes con su público objetivo e incitar al receptor a que ejecute una acción específica. Por ejemplo, el objetivo de una campaña de publicidad directa puede ser la visita al sitio web, la realización de pedidos, la solicitud de información, el desarrollo de contactos, la recuperación de clientes inactivos, la fidelización, etc. 

¿Cómo funciona el marketing directo? 

La segmentación siempre es clave 

Antes de lanzar una estrategia de marketing directo, los responsables de marketing recurren al uso de bases de datos con información detallada de los clientes, así como sus hábitos de consumo y cualquier característica social y geográfica para ajustar la promoción, o el mensaje, que envían a las necesidades precisas de su público objetivo o tipo de cliente. De esta manera, las empresas, o los anunciantes, pueden adaptarse al cliente para forjar una relación bidireccional y aumentar a la vez no solo la tasa de conversión, sino también la credibilidad y la fidelización. Además, gracias a las nuevas tecnologías y herramientas, el marketing directo brinda resultados cuantificables que los anunciantes pueden utilizar para analizar la eficiencia, la tasa de conversión, las ventas, la tasa de retención y, por fin, el ROI de sus campañas de marketing directo.  

Si se implementa de manera correcta, el marketing directo puede ser la clave del crecimiento de una empresa, sea cual sea su tamaño. No obstante, una implementación equivocada puede provocar el efecto contrario y afectar de forma negativa a la imagen de la marca. 

Principales tipos de marketing directo 

Online y offline 

Explora las diferentes opciones con las que puedes lanzar una estrategia de marketing directo para impulsar tus resultados y mejorar la comunicación con tus clientes potenciales. Con la llegada de Internet, el marketing directo ha pasado a ser eminentemente online, no obstante, el contacto telefónico sigue siendo muy habitual. El correo electrónico y las llamadas son los principales puntos de contacto con los clientes, no obstante, el uso de redes sociales para el envío de mensajes está en pleno auge. Además, aunque el envío de correo postal y mensajes de texto no es ya tan frecuente, puede ser clave para lograr resultados en determinados casos, siempre en función de tu público objetivo y de su canal de comunicación preferido, así como de una correcta segmentación. Es una estrategia muy habitual y que está muy ligada a la publicidad tradicional, aunque ha evolucionado en los últimos tiempos de la mano de los avances tecnológicos. Dentro de este tipo de publicidad, también incluimos el envío de cupones o folletos a la vivienda de los clientes y newsletters personalizados (como novedades, descuentos, cupones, etc.) 

Tipos más importantes 

Offline 

Correo postal 

Se trata de uno de los métodos de publicidad directa más utilizados durante mucho tiempo que, con la llegada de Internet, ahora se limita al envío de folletos, catálogos, promociones o cupones de empresas de proximidad. No obstante, puede ser clave para tu empresa si tu segmentación o tu público objetivo es eminentemente local y ya está interesado en tus productos o servicios. 

Telemarketing 

Es uno de los tipos más habituales en las campañas de marketing directo, aunque ahora los clientes prefieren disfrutar de una experiencia multicanal y elegir canales menos intrusivos. Se trata de un contacto telefónico directo con clientes, o leads, para la venta de productos o servicios. Es un canal de interacción con tu público objetivo inmediato y eficaz que te permite conseguir una respuesta de los clientes en muy poco tiempo. 

Mensaje de texto (SMS) 

Permite a los anunciantes llegar directamente a sus clientes de una forma directa y personal a un coste muy bajo mediante el envío de SMS a los dispositivos móviles de tu público objetivo o cliente. 

Online 

Correo electrónico 

Es una forma sencilla, asequible y cuantificable de comunicarte directamente con tus clientes. Asimismo, se considera el marketing por correo electrónico (o email marketing en inglés) como una de las formas más personales y directas de intercambiar un mensaje con el cliente. Existen diferentes tipos de correos electrónicos de marketing directo como ahora correos promocionales (que pueden incluir un cupón, promoción o descuento), newlsetters con novedades, correos de agradecimiento, correos de confirmación de pedido, correos de recordatorio (por ejemplo, cuando un cliente potencial abandona el carrito de compra). Los clientes pueden suscribirse a una lista de correo electrónico de una empresa o bien comprar una lista de correos electrónicos de clientes verificados mediante un servicio de listas de correo. No obstante, debido a los envíos masivos, el cliente es más reacio a este tipo de interacción si antes no ha habido un intento de comunicación por medio de otro canal. 

Redes sociales 

La publicidad en redes sociales (o Social Ads en inglés) es un medio muy usado en marketing directo y una forma muy eficaz de interactuar directamente y al instante con los clientes. El uso de las redes sociales como forma de publicidad directa permite segmentar a un público objetivo y dirigir una estrategia clara y concreta. Gracias a las herramientas avanzadas de las plataformas sociales, podrás cargar tu base de datos de clientes a tu plataforma o canal y lanzar una campaña personalizada. También podrás ampliar el alcance sin coste si el cliente comparte con sus contactos tus publicaciones en sus páginas. De forma general, la publicidad en redes sociales suele ser altamente eficaz por su calidad, segmentación y alcance tanto directo como público. 

Anuncios online 

La publicidad online es una de las herramientas de marketing directo más utilizada hoy en día con la que se busca llamar la atención de usuarios previamente segmentados y fomentar la interacción con los anuncios para optimizar tus ventas.  

Ventajas del marketing directo 

Personalización, flexibilidad y coste 

El marketing directo ofrece importantes ventajas para las empresas y puede ser la clave de su crecimiento. Su principal ventaja es la personalización de las comunicaciones: se produce una comunicación bidireccional directamente entre el anunciante y el cliente objetivo, lo que permite adaptarte al máximo a sus necesidades y deseos. Además, con la llegada de Internet a todo el mundo, tu alcance se multiplica y te ofrece una inmediatez que antes era imposible. Gracias a esa inmediatez, los resultados son fácilmente cuantificables de una forma muy rápida, ya sea mediante la medición de factores como la venta promedio, la tasa de conversiones o cualquier otra métrica realmente relevante para los propósitos del anunciante. Además de su capacidad de personalización, es un método muy flexible, puesto que se puede adaptar tanto a envíos masivos como a públicos muy segmentados, y no solo eso, sino que sirve para comunicaciones comerciales, fidelización de clientes, captación de leads, mejora de imagen de marca y muchos más fines. 

Una de las ventajas de las que se pueden beneficiar, especialmente, empresas de menor tamaño y, por tanto, menos recursos, así como empresas recién creadas, es un coste relativamente bajo. Debido a las opciones de personalización que permiten todos los canales de la publicidad online, el coste también crece o se reduce en función de nuestras necesidades, así que podemos lograr campañas con gran alcance y eficacia gracias a una buena segmentación a un coste relativamente bajo, por lo que conseguiremos un ROI espectacular. No obstante, también se puede usar para envíos masivos, como los odiados correos electrónico de spam, que lógicamente restarán eficacia a la campaña, supondrán un mayor coste y posiblemente afecten a la imagen de la marca de una forma negativa. El marketing directo permite a los anunciantes forjar nuevas relaciones con clientes, así como afianzarlas, de forma directa, personal y flexible a un coste reducido para que tu empresa pegue el salto que necesita con unos resultados de ensueño para que puedas llevar tus ambiciones y metas un paso más. Asimismo, las avanzadas herramientas de marketing directo online permiten al responsable de marketing analizar la campaña para evaluar el rendimiento y saber si la campaña está funcionando correctamente o no. De esta forma, la persona responsable de marketing puede tomar nuevas decisiones en tiempo real y ver los resultados en acción. 

Desventajas del marketing directo 

Espacio personal, desconfianza y preferencia de canal 

La principal desventaja del marketing directo es que invade el espacio personal de los clientes; todos recordamos llamadas telefónicas mientras nos relajamos a última hora de la tarde después de una dura jornada de trabajo o mientras comemos. Con la mensajería por Internet, muchos clientes prefieren un punto de contacto menos intrusivo como el SMS, el correo electrónico o WhatsApp y normalmente genera un rechazo a un tipo cliente que, además, ya está cansado de recibir llamadas comerciales similares. Por tanto, se debe ser precavido y anticiparse a las preferencias multicanal de los clientes. Además, a eso se suman prejuicios ligados a intentos de estafa, lo que genera cierta desconfianza por parte del público objetivo. 

¿Qué deben tener en cuenta los anunciantes para que sus campañas de marketing directo sean todo un éxito? 

Eficacia, claridad y resultados 

El aspecto fundamental de cualquier campaña de marketing directo es una buena segmentación del público objetivo. Una vez que tengamos claro quién es nuestro público y qué características reúne, podremos orientar nuestras comunicaciones de una forma eficaz y precisa para, por ejemplo, lograr un alto porcentaje de conversiones, dar a conocer nuestra marca, retener a nuestros clientes con una buena campaña de fidelización o aumentar las ventas promedio por cliente. El marketing directo es flexible, por lo que se podrá adaptar a las necesidades particulares de nuestro negocio. Además, para evitar crear «fatiga» (es decir, el exceso de mensajes publicitarios recibidos por el destinatario) y aumentar las posibilidades de que nuestro mensaje llegue al objetivo, el mensaje debe ser claro y atractivo para captar la atención del destinatario. Vamos a ver un ejemplo más concreto de una buena implementación: tu compañía telefónica te llama para ofrecerte un plan superior porque en un determinado mes has consumido más datos de los que incluye tu tarifa. En este caso, el negocio hace un uso muy eficaz de sus bases de datos para anticiparse a tus necesidades y aumentar su ROI.  

Para que una campaña de marketing directo sea realmente eficaz, debe complementarse con otras estrategias publicitarias, como el marketing online o el marketing de afiliación, para lograr los objetivos establecidos a través de diferentes canales. El marketing de afiliación es muy recomendable en empresas más pequeñas, puesto que permite diversificar tanto su alcance como su base de usuarios, pero es una opción genial para negocios de cualquier tipo y tamaño. Si buscas hacer crecer tu número de clientes, la publicidad de afiliados es tu mejor opción. 

Diferencias entre el marketing directo y el marketing de afiliados  

Comunicación directa con en el cliente o boca a boca 

Pese a que ambas estrategias de publicidad pueden ser fundamentales para el éxito de tu empresa, presentan varias diferencias entre sí. La principal diferencia entre ellas radica en el foco de atención: el marketing directo se centra en comunicarse directamente con un segmento específico de público, mientras que el enfoque del marketing de afiliados es el producto o servicio en sí mismo por medio de recomendaciones de afiliados. En este caso, las personas que recomiendan el artículo (también conocidos como «afiliados») reciben una comisión por la transacción. Esta estrategia solventa las desventajas del marketing directo de invasión de la privacidad y ofrece una gran eficacia a un coste bajo para darte los resultados que buscas. Este tipo de marketing de afiliados es increíblemente eficaz, ya que se vale del boca a boca para transmitir los mensajes al cliente y, al tratarse de una comunicación personal, suele recibirse con mejor cara gracias a una relación de confianza ya afianzada. Que tus clientes hablen bien de ¿Quieres optimizar los resultados y aumentar el ROI de tus campañas publicitarias? Ya seas el responsable de marketing de una PYME como el de una multinacional, el marketing directo puede ser tu solución. En efecto, la publicidad directa te permite comunicarte de forma personal con tus clientes, o con tu segmento objetivo, para alcanzar tus metas y orientarte hacia el camino del éxito. 

Tanto si acabas de lanzar tu marca como si buscas optimizar los resultados, descubre qué es la publicidad directa, consulta ejemplos de marketing directo y conoce las prácticas que debes fomentar y evitar para sacar el máximo partido a tus esfuerzos de marketing empresarial.  

¿Qué es el marketing directo? 

La publicidad directa entre anunciantes y su segmento objetivo 

El marketing directo (o direct marketing en inglés) es un conjunto de estrategias publicitarias altamente efectivas que utilizan los anunciantes para comunicarse directamente con un segmento específico de clientes. El marketing directo es un potente tipo de estrategia publicitaria que se implementa a través de múltiples canales, tanto online como offline, y que va directamente dirigida a un público previamente segmentado con el que las empresas desarrollan relaciones bidireccionales y personalizadas. A diferencia de otras técnicas publicitarias que buscan informar acerca de productos o servicios, o simplemente mejorar la imagen de marca, las campañas de marketing directo ponen al cliente en el centro de la estrategia y utilizan todas las herramientas disponibles con el principal objetivo de conectar a los anunciantes con su público objetivo e incitar al receptor a que ejecute una acción específica. Por ejemplo, el objetivo de una campaña de publicidad directa puede ser la visita al sitio web, la realización de pedidos, la solicitud de información, el desarrollo de contactos, la recuperación de clientes inactivos, la fidelización, etc. 

¿Cómo funciona el marketing directo? 

La segmentación siempre es clave 

Antes de lanzar una estrategia de marketing directo, los responsables de marketing recurren al uso de bases de datos con información detallada de los clientes, así como sus hábitos de consumo y cualquier característica social y geográfica para ajustar la promoción, o el mensaje, que envían a las necesidades precisas de su público objetivo o tipo de cliente. De esta manera, las empresas, o los anunciantes, pueden adaptarse al cliente para forjar una relación bidireccional y aumentar a la vez no solo la tasa de conversión, sino también la credibilidad y la fidelización. Además, gracias a las nuevas tecnologías y herramientas, el marketing directo brinda resultados cuantificables que los anunciantes pueden utilizar para analizar la eficiencia, la tasa de conversión, las ventas, la tasa de retención y, por fin, el ROI de sus campañas de marketing directo.  

Si se implementa de manera correcta, el marketing directo puede ser la clave del crecimiento de una empresa, sea cual sea su tamaño. No obstante, una implementación equivocada puede provocar el efecto contrario y afectar de forma negativa a la imagen de la marca. 

Principales tipos de marketing directo 

Online y offline 

Explora las diferentes opciones con las que puedes lanzar una estrategia de marketing directo para impulsar tus resultados y mejorar la comunicación con tus clientes potenciales. Con la llegada de Internet, el marketing directo ha pasado a ser eminentemente online, no obstante, el contacto telefónico sigue siendo muy habitual. El correo electrónico y las llamadas son los principales puntos de contacto con los clientes, no obstante, el uso de redes sociales para el envío de mensajes está en pleno auge. Además, aunque el envío de correo postal y mensajes de texto no es ya tan frecuente, puede ser clave para lograr resultados en determinados casos, siempre en función de tu público objetivo y de su canal de comunicación preferido, así como de una correcta segmentación. Es una estrategia muy habitual y que está muy ligada a la publicidad tradicional, aunque ha evolucionado en los últimos tiempos de la mano de los avances tecnológicos. Dentro de este tipo de publicidad, también incluimos el envío de cupones o folletos a la vivienda de los clientes y newsletters personalizados (como novedades, descuentos, cupones, etc.) 

Tipos más importantes 

Offline 

Correo postal 

Se trata de uno de los métodos de publicidad directa más utilizados durante mucho tiempo que, con la llegada de Internet, ahora se limita al envío de folletos, catálogos, promociones o cupones de empresas de proximidad. No obstante, puede ser clave para tu empresa si tu segmentación o tu público objetivo es eminentemente local y ya está interesado en tus productos o servicios. 

Telemarketing 

Es uno de los tipos más habituales en las campañas de marketing directo, aunque ahora los clientes prefieren disfrutar de una experiencia multicanal y elegir canales menos intrusivos. Se trata de un contacto telefónico directo con clientes, o leads, para la venta de productos o servicios. Es un canal de interacción con tu público objetivo inmediato y eficaz que te permite conseguir una respuesta de los clientes en muy poco tiempo. 

Mensaje de texto (SMS) 

Permite a los anunciantes llegar directamente a sus clientes de una forma directa y personal a un coste muy bajo mediante el envío de SMS a los dispositivos móviles de tu público objetivo o cliente. 

Online 

Correo electrónico 

Es una forma sencilla, asequible y cuantificable de comunicarte directamente con tus clientes. Asimismo, se considera el marketing por correo electrónico (o email marketing en inglés) como una de las formas más personales y directas de intercambiar un mensaje con el cliente. Existen diferentes tipos de correos electrónicos de marketing directo como ahora correos promocionales (que pueden incluir un cupón, promoción o descuento), newlsetters con novedades, correos de agradecimiento, correos de confirmación de pedido, correos de recordatorio (por ejemplo, cuando un cliente potencial abandona el carrito de compra). Los clientes pueden suscribirse a una lista de correo electrónico de una empresa o bien comprar una lista de correos electrónicos de clientes verificados mediante un servicio de listas de correo. No obstante, debido a los envíos masivos, el cliente es más reacio a este tipo de interacción si antes no ha habido un intento de comunicación por medio de otro canal. 

Redes sociales 

La publicidad en redes sociales (o Social Ads en inglés) es un medio muy usado en marketing directo y una forma muy eficaz de interactuar directamente y al instante con los clientes. El uso de las redes sociales como forma de publicidad directa permite segmentar a un público objetivo y dirigir una estrategia clara y concreta. Gracias a las herramientas avanzadas de las plataformas sociales, podrás cargar tu base de datos de clientes a tu plataforma o canal y lanzar una campaña personalizada. También podrás ampliar el alcance sin coste si el cliente comparte con sus contactos tus publicaciones en sus páginas. De forma general, la publicidad en redes sociales suele ser altamente eficaz por su calidad, segmentación y alcance tanto directo como público. 

Anuncios online 

La publicidad online es una de las herramientas de marketing directo más utilizada hoy en día con la que se busca llamar la atención de usuarios previamente segmentados y fomentar la interacción con los anuncios para optimizar tus ventas.  

Ventajas del marketing directo 

Personalización, flexibilidad y coste 

El marketing directo ofrece importantes ventajas para las empresas y puede ser la clave de su crecimiento. Su principal ventaja es la personalización de las comunicaciones: se produce una comunicación bidireccional directamente entre el anunciante y el cliente objetivo, lo que permite adaptarte al máximo a sus necesidades y deseos. Además, con la llegada de Internet a todo el mundo, tu alcance se multiplica y te ofrece una inmediatez que antes era imposible. Gracias a esa inmediatez, los resultados son fácilmente cuantificables de una forma muy rápida, ya sea mediante la medición de factores como la venta promedio, la tasa de conversiones o cualquier otra métrica realmente relevante para los propósitos del anunciante. Además de su capacidad de personalización, es un método muy flexible, puesto que se puede adaptar tanto a envíos masivos como a públicos muy segmentados, y no solo eso, sino que sirve para comunicaciones comerciales, fidelización de clientes, captación de leads, mejora de imagen de marca y muchos más fines. 

Una de las ventajas de las que se pueden beneficiar, especialmente, empresas de menor tamaño y, por tanto, menos recursos, así como empresas recién creadas, es un coste relativamente bajo. Debido a las opciones de personalización que permiten todos los canales de la publicidad online, el coste también crece o se reduce en función de nuestras necesidades, así que podemos lograr campañas con gran alcance y eficacia gracias a una buena segmentación a un coste relativamente bajo, por lo que conseguiremos un ROI espectacular. No obstante, también se puede usar para envíos masivos, como los odiados correos electrónico de spam, que lógicamente restarán eficacia a la campaña, supondrán un mayor coste y posiblemente afecten a la imagen de la marca de una forma negativa. El marketing directo permite a los anunciantes forjar nuevas relaciones con clientes, así como afianzarlas, de forma directa, personal y flexible a un coste reducido para que tu empresa pegue el salto que necesita con unos resultados de ensueño para que puedas llevar tus ambiciones y metas un paso más. Asimismo, las avanzadas herramientas de marketing directo online permiten al responsable de marketing analizar la campaña para evaluar el rendimiento y saber si la campaña está funcionando correctamente o no. De esta forma, la persona responsable de marketing puede tomar nuevas decisiones en tiempo real y ver los resultados en acción. 

Desventajas del marketing directo 

Espacio personal, desconfianza y preferencia de canal 

La principal desventaja del marketing directo es que invade el espacio personal de los clientes; todos recordamos llamadas telefónicas mientras nos relajamos a última hora de la tarde después de una dura jornada de trabajo o mientras comemos. Con la mensajería por Internet, muchos clientes prefieren un punto de contacto menos intrusivo como el SMS, el correo electrónico o WhatsApp y normalmente genera un rechazo a un tipo cliente que, además, ya está cansado de recibir llamadas comerciales similares. Por tanto, se debe ser precavido y anticiparse a las preferencias multicanal de los clientes. Además, a eso se suman prejuicios ligados a intentos de estafa, lo que genera cierta desconfianza por parte del público objetivo. 

¿Qué deben tener en cuenta los anunciantes para que sus campañas de marketing directo sean todo un éxito? 

Eficacia, claridad y resultados 

El aspecto fundamental de cualquier campaña de marketing directo es una buena segmentación del público objetivo. Una vez que tengamos claro quién es nuestro público y qué características reúne, podremos orientar nuestras comunicaciones de una forma eficaz y precisa para, por ejemplo, lograr un alto porcentaje de conversiones, dar a conocer nuestra marca, retener a nuestros clientes con una buena campaña de fidelización o aumentar las ventas promedio por cliente. El marketing directo es flexible, por lo que se podrá adaptar a las necesidades particulares de nuestro negocio. Además, para evitar crear «fatiga» (es decir, el exceso de mensajes publicitarios recibidos por el destinatario) y aumentar las posibilidades de que nuestro mensaje llegue al objetivo, el mensaje debe ser claro y atractivo para captar la atención del destinatario. Vamos a ver un ejemplo más concreto de una buena implementación: tu compañía telefónica te llama para ofrecerte un plan superior porque en un determinado mes has consumido más datos de los que incluye tu tarifa. En este caso, el negocio hace un uso muy eficaz de sus bases de datos para anticiparse a tus necesidades y aumentar su ROI.  

Para que una campaña de marketing directo sea realmente eficaz, debe complementarse con otras estrategias publicitarias, como el marketing online o el marketing de afiliación, para lograr los objetivos establecidos a través de diferentes canales. El marketing de afiliación es muy recomendable en empresas más pequeñas, puesto que permite diversificar tanto su alcance como su base de usuarios, pero es una opción genial para negocios de cualquier tipo y tamaño. Si buscas hacer crecer tu número de clientes, la publicidad de afiliados es tu mejor opción. 

Diferencias entre el marketing directo y el marketing de afiliados  

Comunicación directa con en el cliente o boca a boca 

Pese a que ambas estrategias de publicidad pueden ser fundamentales para el éxito de tu empresa, presentan varias diferencias entre sí. La principal diferencia entre ellas radica en el foco de atención: el marketing directo se centra en comunicarse directamente con un segmento específico de público, mientras que el enfoque del marketing de afiliados es el producto o servicio en sí mismo por medio de recomendaciones de afiliados. En este caso, las personas que recomiendan el artículo (también conocidos como «afiliados») reciben una comisión por la transacción. Esta estrategia solventa las desventajas del marketing directo de invasión de la privacidad y ofrece una gran eficacia a un coste bajo para darte los resultados que buscas. Este tipo de marketing de afiliados es increíblemente eficaz, ya que se vale del boca a boca para transmitir los mensajes al cliente y, al tratarse de una comunicación personal, suele recibirse con mejor cara gracias a una relación de confianza ya afianzada. Que tus clientes hablen bien de ti es tu mejor marketing. Normalmente, será una estrategia menos inmediata que, bien ejecutada, te pondrá un paso por delante de la competencia. Además, al recaer la parte comercial sobre los propios clientes, los anunciantes no necesitan un gran presupuesto para lanzar sus campañas con éxito. Por eso, es una opción ideal para pequeñas y medianas empresas. Con Awin, estás en las mejores manos: somos expertos en marketing de afiliación con una trayectoria probada en el sector y un enorme alcance global para que anunciantes y afiliados multipliquen sus resultados de la mano de herramientas innovadoras y avanzadas y con una relación de confianza con sus clientes.  

Awin 

Colaboraciones de confianza que impulsan el crecimiento 

Awin lleva 21 años en el sector del marketing de afiliación ofreciendo soluciones y herramientas para impulsar el crecimiento de tu empresa, sea cual sea su sector o su tamaño. Y esta trayectoria no es casualidad, puesto que Awin parte de sus orígenes para desarrollar relaciones de confianza gracias a la innovación y la diversidad, y con una ambición por el crecimiento. Contamos con 17 oficinas y más de 1200 empleados a nivel mundial y estamos presentes en 180 países, con 21.000 anunciantes y 241.000 afiliados, para generar 14.000 millones de euros en ingresos para anunciantes y 1.100 millones de euros para afiliados, únicamente en el último año fiscal. Nuestra experiencia nos avala y nuestra misión para humanizar las relaciones entre anunciantes y afiliados, innovar y explorar los límites de la tecnología, el mimo con el que cuidamos a nuestros clientes y nuestra visión estratégica nos permiten poner a anunciantes y afiliados en el foco y lograr el crecimiento que buscan. Más información sobre las soluciones de marketing de afiliación de Awin para anunciantes. 

 ti es tu mejor marketing. Normalmente, será una estrategia menos inmediata que, bien ejecutada, te pondrá un paso por delante de la competencia. Además, al recaer la parte comercial sobre los propios clientes, los anunciantes no necesitan un gran presupuesto para lanzar sus campañas con éxito. Por eso, es una opción ideal para pequeñas y medianas empresas. Con Awin, estás en las mejores manos: somos expertos en marketing de afiliación con una trayectoria probada en el sector y un enorme alcance global para que anunciantes y afiliados multipliquen sus resultados de la mano de herramientas innovadoras y avanzadas y con una relación de confianza con sus clientes.  

Awin 

Colaboraciones de confianza que impulsan el crecimiento 

Awin lleva 21 años en el sector del marketing de afiliación ofreciendo soluciones y herramientas para impulsar el crecimiento de tu empresa, sea cual sea su sector o su tamaño. Y esta trayectoria no es casualidad, puesto que Awin parte de sus orígenes para desarrollar relaciones de confianza gracias a la innovación y la diversidad, y con una ambición por el crecimiento. Contamos con 17 oficinas y más de 1200 empleados a nivel mundial y estamos presentes en 180 países, con 21.000 anunciantes y 241.000 afiliados, para generar 14.000 millones de euros en ingresos para anunciantes y 1.100 millones de euros para afiliados, únicamente en el último año fiscal. Nuestra experiencia nos avala y nuestra misión para humanizar las relaciones entre anunciantes y afiliados, innovar y explorar los límites de la tecnología, el mimo con el que cuidamos a nuestros clientes y nuestra visión estratégica nos permiten poner a anunciantes y afiliados en el foco y lograr el crecimiento que buscan. Más información sobre las soluciones de marketing de afiliación de Awin para anunciantes. 

Artículos relacionados