Remarketing y retargeting, ¿qué son y cuál es la diferencia?

  • Escrito por

Son muchos los consumidores distraídos en el mercado. Acceden a tu web, hacen clic en algo que les gusta, lo añaden al carrito y entonces desaparecen. 

Próximo evento

Tanto las campañas de remarketing como las de retargeting están dirigidas a recuperarlos, pero lo hacen de forma distinta.

Los carritos abandonados son un factor frustrante del retailing online. De acuerdo con el informe sobre el retail online realizado por el banco Barclay´s, los compradores potenciales de Reino Unido dejan 3500 millones de libras en sus carritos de compra online desatendidos. Sin embargo, esto se podrá reducir si se siguen ciertas directrices, como mejorar la experiencia de compra en el móvil y volver a hacer participar a estos consumidores. Las estrategias de remarketing y retargeting se ocupan, precisamente, de esto.

Objetivos del remarketing y retargeting

Es importante recordar que cuando los usuarios vienen a tu página web, no todos van a estar en la misma etapa del proceso de compra. Para los visitantes primerizos, el ratio de conversión actual está sobre un 2 %, lo que significa que el 98 % se irá sin hacer nada. Si ellos están más avanzados en el proceso de compra, pueden ir más lejos añadiendo productos a sus carritos antes de cambiar de opinión. A pesar de todo, todos estos usuarios tienen un interés común en lo que ofreces, por lo que da igual la etapa del proceso de compra en la que se encuentren; eso sí, cuidarles es vital para la conversión.

El secreto está en continuar en contacto con ellos y recordarles que estás ahí. Los usuarios entrarán y saldrán de tu página web, por ejemplo, leyendo tu última publicación del blog o descargándose tu ebook, y a lo mejor llegando a pasar semanas hasta la venta. Mantener tu página web viva en su mente es parte de este proceso, y ahí es donde entran en juego herramientas como el retargeting y el remarketing,

¿Qué es retargeting? Definición, tipos y ejemplos

Como consumidor, ¿nunca te ha pasado eso de estar navegando y que apareciera un anuncio de algo que habías visto previamente en otra página web? Resulta inquietante la primera vez que pasa, pero esa es la premisa del retargeting de Google. Las campañas de retargeting funcionan usando cookies, permitiéndote tanto a ti como anunciante repescar a la audiencia interesada que haya estado en tu página web anteriormente.

Retargeting basado en cookies o pixels

Cuando un usuario viene a tu página, una pequeña pieza de código se añade a su navegador en forma de cookie. Si el usuario abandona tu página web y se va a cualquier otro sitio, la cookie informa a las plataformas de retargeting, y estas le mostrarán al usuario anuncios basados en páginas específicas de tu espacio web en la página web en la que se encuentran en ese momento. El retargeting basado en el píxel tiene la ventaja del tiempo, ya que los usuarios son redirigidos muy rápido después de abandonar tu página.

Retargeting Basado en listas

Si tienes una lista de contactos, la puedes usar especialmente en tu campaña de retargeting subiéndola a la plataforma que vayas a usar (p. e., Facebook). Cuando alguno de estos interactúe con sus redes sociales, ellos serán reconocidos y un anuncio de retargeting les será enviado directamente.

La ventaja de este método es que lo puedes personalizar fácilmente, por ejemplo, eligiendo quién lo ve. Esto significa que esos leads son muy activos y, por tanto, están receptivos a recibir tus anuncios, lo cual te ayudará a maximizar tu ROI. Hay problemas con esta forma de retargeting, sin embargo, ya que como consumidores podemos tener más de una dirección de mail, por lo que el usuario ha podido utilizar una cuenta que no utilice, y por este motivo no verá tus anuncios. El ratio de éxito en tu lista de correo puede ser muy variado, así que necesitas una lista enorme para considerar esta opción, así como más tiempo para mantenerla

Las campañas de retargeting se pueden basar en diferentes formatos, por nombre, site retargeting o por búsqueda. En el primer caso, el usuario fue a tu página web, pero no realizó una conversión, y está teniendo anuncios de retargeting. En el segundo, el usuario ha sido animado por los visitantes que te han encontrado a través de las palabras clave en una búsqueda. Estos son redirigidos con base en las palabras que usaron para buscar.

¿Que es el remarketing? Definición y ejemplos

Contrario a la creencia popular, el remarketing no es un sinónimo de retargeting. A pesar de que la terminología puede ser algo confusa y estar en desuso, el remarketing funciona enviando campañas de email a los usuarios que han navegado por tu página web o abandonado su carrito. También puede aprovecharse para aumentar las ventas y conseguir ventas cruzadas con clientes actuales.

Esto se puede aprovechar de bastantes formas, por ejemplo, mandando anuncios de remarketing por email basándose en su historial de navegación o recordándoles que tienen productos en el carrito. El remarketing es el favorito de muchas grandes compañías, incluyendo Amazon. Agilone encuestó a más 150 líderes del marketing de retail y descubrieron que su canal más grande era el email, con un 77 % de inversión en esta forma de marketing durante el año 2015.

Agilone también encuestó a consumidores y descubrió que a estos no solo les gustaban los contactos personalizados de las marcas que ellos siguen, sino que valoran que les contacten para recordarles que han abandonado su carrito y que tienen un descuento por comprobar sus productos. Todo esto son buenas noticias para los usuarios del retailer marketing.

Diferencias entre retargeting y remarketing

Aunque ambos términos son asociados con la venta a visitantes previos de tu página web, la diferencia reside en la estrategia usada. El retargeting usa cookies para colocar anuncios, mientras que el remarketing manda emails. Estos emails son usualmente enviados a usuarios que se encuentran en una fase específica del proceso de compra. Los dos pueden ser automatizados; el retargeting, además, puede ser gestionado con eficiencia a través de Google Adwords, y utilizar un software de respuesta automática de emails para el remarketing.

Aprovechando al máximo el retargeting y el remarketing

Como con todos los métodos de marketing, hay retos en ambos casos. Aunque ser consciente de su significado y alcance es un buen punto de partida para tomar medidas de contención que aseguren que no vaya a haber un impacto negativo.

Campaña de retargeting

Una de las mayores creencias es que una gran exposición puede molestar a los consumidores, pero poner un límite a la frecuencia de los anuncios de tu campaña de retargeting debería ser suficiente para garantizar la eficiencia de la estrategia, así como mantener los anuncios actualizados cambiándolos regularmente.

Es importante también ser conscientes de que los consumidores están en diferentes etapas del proceso de compra, por lo tanto, si tu cookie tiene el mismo periodo de tiempo para todos, puede ser que a este consumidor se le muestre el anuncio cuando no está dispuesto a realizar la compra. El periodo de tiempo que la cookie permanece son 30 días por defecto, pero este tiempo puede ajustarse para adaptarse a tus consumidores.

Si tienes varios tipos de productos diferentes, usando una segmentación por retargeting podrás subir tus posibilidades de conversión. Los usuarios que te visiten no estarán todos fijándose en el mismo producto, así que usa la segmentación para clasificarlos apropiadamente. Puedes aprovecharla para traer de vuelta a los usuarios que se encontraron con que no había existencias de lo que buscaban. Puedes cosechar buenos resultados a la hora de asegurar consultas anteriores, ya que se envía a usuarios que nos habían visitado antes a que vuelvan a los productos que realmente les interesan. 

Campaña de remarketing

Uno de los retos más grandes que enfrentan las estrategias de remarketing es que la gente no siempre abre, lee o interactúa con los emails. Una de las mejores formas de superarlo es creando asuntos de correo que llamen la atención y obliguen a leer, seguido de un contenido que no solo sea legible, sino que además genere un fuerte deseo de pasar a la acción. Muchas compañías ofrecen un descuento en sus carritos abandonados incorporando una escala de tiempo, por ejemplo, generando sensación de urgencia u ofreciendo envío gratuito para asegurar una venta completa. Esto puede ser una fuerte llamada a la acción utilizando el asunto del correo.

Que los emails acaben en la carpeta de spam es otro problema del que preocuparse. Cuando los usuarios se dan de alta, solicítales que te metan en su “white list” para prevenir que tus mails acaben en spam o en la papelera. Al escribir los correos, asegúrate de que usas palabras no clasificadas por los filtros de spam. Estos buscan palabras como "compra", "gana", "barato", "suscríbete" y algunas más. Te dejamos una lista aquí.

Para una campaña de remarketing efectiva, usa la segmentación. Mandando el email correcto al usuario correcto podrás incrementar tu tasa de clics personalizando el contenido dependiendo de los movimientos del usuario, ya sea rebotando por tu espacio o abandonando el carrito.

Remarketing o retargeting, ¿cuál es más eficaz?

Como un gran porcentaje de tu tráfico se va sin hacer una compra inmediata, el retargeting y el remarketing suponen formas muy efectivas de continuar en la mente de tus consumidores. Pero ¿es más eficaz una estrategia que la otra?

De acuerdo con Digiday, el ratio de clics es un 10 % mayor para anuncios redirigidos de ciertas marcas que para los anuncios convencionales. Otras compañías han visto entre un 50-60 % de ratio de conversión, también encontramos que los consumidores que han mostrado interés previo son un 20 % más propensos a comprar.

Las campañas de remarketing por email generan mayores conversiones por carrito abandonado, particularmente cuando transcurre una hora desde que el usuario abandono la página web. Llegar a los consumidores de forma rápida a través de su bandeja de entrada es considerada una de las mejores formas de remarketing dentro de la escala de tiempo, sobre todo si los consumidores ven el email y reaccionan dentro de esta primera hora, que resulta crucial.

Diferentes momentos en el proceso de compra

Aunque tanto el remarketing como el retargeting son estrategias utilizadas para el mismo target (p. e., usuarios de tu página web), tienen ligeras diferencias de eficacia, dependiendo del segmento al que vaya dirigido.

El remarketing parece ser eficaz con los consumidores que ya se han mostrado muy interesados en tus productos, pero que han abandonado el carrito y no están preparados para comprar. El remarketing personalizado puede ayudar al consumidor a superar sus barreras a la hora de la compra. Se basa en altos niveles de compromiso y en la comprensión de por qué el usuario no compro en ese momento.

El retargeting se centra en consumidores que no están lejos de iniciar el proceso de compra, pero han expresado un interés concreto. Funciona manteniendo tu marca en el ‘top of mind’, de forma que cuando el usuario esté preparado para comprar tendrá un mayor nivel de confianza en la marca tras haber estado expuesto a tus anuncios.

La herramienta que elijas depende de la situación individual del usuario al que te dirijas. Puedes, por supuesto, usar ambas, así se complementarán la una con la otra, construyendo un nivel de conocimiento de marca con el retargeting y, después, usando el remarketing para captar y convertir consumidores en las últimas etapas del proceso de compra.

Para simplificar el proceso, algunos afiliados ofrecen tanto remarketing como retargeting a sus anunciantes como un servicio para ayudarles. Si quieres saber más sobre cómo puedes incorporar remarketing y retargeting en tu programa de afiliados, ponte en contacto con tu Account Manager de Awin.

Que te tengan en cuenta no es una ciencia exacta. Para ser eficaz a largo plazo, sigue un proceso de monitorización y ajuste, en vez de tan solo configurar las herramientas y dejarlas.

Ten en cuenta que es tu responsabilidad asegurarte de que las campañas de retargeting son llevadas a cabo con todas las leyes de privacidad aplicables y con el consentimiento pertinente